Cuando no sabes si darle una moneda o echarle agua bendita.


Octubre 2019. Estamos a unos días de celebrar recordar a todos aquellos seres queridos que se durmieron con la esperanza de ir al a una vida mejor, es por ello que México se engalana en sus desfiles de dìa de muertos, ofrendas llenas de color, aromas y calidez familiar, asì como los panteones llenos de flores y papel picado acompañados de veladoras que iluminan el camino de los fieles difuntos.

Pero Halloween ya ha tomado gran importancia dentro de la población mexicana de unas dos décadas a la fecha, pues todos los niños y jóvenes salen con ese espíritu creativo y aterrador disfraz a salir a las calles a pedir de casa en casa o negocio comercial a pedir golosinas, que apegado a la tradición mexicana se le conoce como "pedir calaverita". Ante ello las calles se llenan de luces de colores, risas de pequeños y momentos de convivencia familiar.

Pero hay quienes viven ese halloween diferente pues sus creencias y gustos musicales pueden transportarlo a otra realidad sin importarle que alguien más lo observe. Un acontecimiento así se vivió en los vagones del metro del a ciudad de México cuando un joven se subió a cantar con ayuda de su guitarra, sin embargo en un determinado momento el chico se alteró y comenzó a gritar maldiciones conforme interpretaba la canción, momento que incomodó más de uno pues no sabían si el hombre estaba siendo presa de algun espiritu o era parte de su show para que le obsequiaran una moneda.